miércoles, 8 de julio de 2015

El Californiano. Marcial Lafuente Estefanía


Novela de Marcial Lafuente Estefanía publicada por Editorial Bruguera en noviembre de 1962 dentro de la colección California con el número 319. Hemos leído la reedición hecha en la colección Centauro en febrero de 1970 con el número 37. Tiene 125 páginas y costaba 10 pesetas.

Ned Briukle, un vaquero canadiense, se detiene en King City (California) para descansar, pero rápidamente se ve envuelto en un conflicto con Frank Warren, el propietario del rancho más poderoso de la región y que tiene atemorizado a todo el mundo, incluso al sheriff. Ned consigue acabar con el poder de Warren en la región con lo que se congenia el aprecio de todos e incluso recibe la petición de que sea el nuevo sheriff.
Ned sigue su camino hasta Santa Bárbara donde presencia una situación parecida a la que él vivió anteriormente. Un pistolero al que todo el mundo llama El Californiano, aunque su verdadero nombre es Karl Willson, es detenido por un pistolero local llamado Henry. El interés de éste es cobrar la recompensa de 10.000 dólares que se paga por Willson. El sheriff detiene al Californiano a pesar de que éste va desarmado e insiste en que no quiere volver a utilizar las armas. Ned tiene un enfrentamiento con Henry y le mata. A continuación se dispone a liberar a Willson al que supone inocente de todo cargo. El sheriff también está empeñado en cobrar la recompensa, pero Ned logra liberar a Willson y los dos escapan de la población. A pesar de ser perseguidos por los hombres del sheriff, logran escapar.
Los dos se hacen amigos y descubren que tienen un pasado parecido. Ambos poseían un rancho y tenían una vida feliz hasta que sus enemigos acabaron con sus respectivas familias y les obligaron a salirse de la ley para vengarse. En realidad, Ned persigue al asesino de su familia hasta California. Es un pistolero llamado Grove.
Al llegar los dos jóvenes a Los Ángeles conocen a un ranchero llamado Connor. Este les cuenta que está a punto de vender su rancho en San Diego debido a las amenazas del cacique local, don César Márquez. Karl, sin dudarlo, le compra el rancho a Connor. Los tres se dirigen a San Diego y llegan al almacén taberna de Dill, que regentan éste y su hija Mina. Allí Ned y Karl son testigos de los abusos que perpetran los hombres de Márquez, mandados por un tal Sim y un peligroso pistolero llamado Baker, el guardaespaldas de don César. Por otra parte, Rosa, la hija de don César no contribuye lo más mínimo a preservar la paz con su despótico comportamiento, a pesar de que Karl pronto se siente atraído por ella, así como Ned por Mina. Ned no tardará en reconocer en el peligroso Baker a Grove, el asesino de su familia.
Ned y Karl tendrán que hacer frente a toda una cuadrilla de peligrosos pistoleros para hacer valer la justicia en la región.

Una novela de don Marcial más entretenida de lo habitual en él, dejando aparte las inverosimilitudes de costumbre y la nula construcción de personajes, pero que se deja leer y no incurre demasiado en la verborrea en que suelen caer sus personajes. Si tenemos en cuenta de que estamos más cerca de la literatura oral, casi del cuento popular, y de la literatura de cordel, que de otra cosa, podemos entender mejor las novelas y la manera de concebir la escritura de Estefanía. Es pura literatura popular escrita para un público que sólo le pedía entretenimiento y una visión del mundo que hoy se calificaría de maniquea. Buenos, malos y una desconfianza inherente hacia la autoridad y las figuras de poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario