martes, 5 de agosto de 2014

El gato negro (The Black Cat). Edgar Allan Poe


El gato negro (The Black Cat) es un cuento de Edgar Allan Poe publicado por primera vez el 19 de agosto de 1843 en The Saturday Evening Post. Se reeditó en el número de diciembre de 1923-enero de 1924 de Weird Tales. Lo podemos encontrar también en el número 10 de la Biblioteca Oro Terror de Editorial Molino publicado en 1966. En esta edición da título a una antología de cuentos de Poe. La traducción era de E.M. y tenía 156 páginas.

La historia está narrada en primera persona usando un narrador no muy fiable. Es un condenado a muerte al comenzar la historia. El narrador nos dice que desde temprana edad ha amado a los animales. Él y su esposa tenían muchas mascotas, incluyendo un gran gato negro llamado Pluto. El gato era especialmente cariñoso con el narrador y viceversa. Su mutua amistad duró muchos años hasta que el narrador se convirtió en alcohólico.Una noche, después de volver a casa borracho, cree que el gato le está evitando. Cuando trata de cogerlo, el gato asustado muerde al narrador y éste, en un arrebato de rabia, coge al animal, saca un cortaplumas de su bolsillo y deliberadamente le saca un ojo.
Desde este momento el gato huye aterrorizado cuando su amo se acerca a él. Al principio, el narrador siente remordimientos y lamenta su crueldad. "Pero este sentimiento pronto cedió el sitio a la irritación. Y luego vino, como si fuese mi derrumbamiento final e irrevocable, el espíritu de la perversidad." Una mañana coge al gato en el jardín y le cuelga de un árbol donde muere. Esa misma noche, la casa se incendia misteriosamente, forzando al narrador, a su esposa y a los sirvientes a huir.
Al día siguiente, el narrador vuelve a las ruinas de su hogar para encontrar impresa en la única pared que ha sobrevivido al fuego, la figura de un gato gigante colgado de una soga por el cuello. Al principio, la imagen aterroriza al narrador, pero gradualmente encuentra una explicación lógica para ello. Alguien desde fuera lanzó al gato al dormitorio para despertarlo de su sueño. El narrador empieza a echar de menos a Pluto. Algún tiempo después, encuentra un gato parecido en una taberna. Es del mismo tamaño y color que el original y también le falta un ojo. La única diferencia es una gran mancha blanca en el pecho del animal. El narrador se lo lleva a casa, pero pronto empieza a odiarlo, incluso a sentir miedo de la criatura. Después de un tiempo, la mancha blanca en la piel del gato empieza a tomar la forma de una horca. Entonces, un día que el narrador y su esposa están visitando la bodega de su nueva casa, el gato se mete debajo de los pies de su amo y casi le hace caer por las escaleras. Enfurecido, el hombre coge un hacha e intenta matar al gato pero es detenido por su esposa. Rabioso la mata con el hacha. Para esconder el cuerpo, quita los ladrillos de la pared, lo mete dentro y cierra el agujero. Unos cuantos días después, cuando la policía se presenta en la casa para investigar la desaparición de la mujer, no encuentran nada y el narrador permanece libre. El gato, al que intentó matar también, ha desaparecido.
El último día de la investigación, el narrador acompaña a la policía a la bodega. Tampoco encuentran nada. Luego, completamente confiado en su propia seguridad, el narrador comenta acerca de la robustez del edificio y golpea la pared que ha construido sobre el cuerpo de su esposa. Un sonido de lamentos llena la estancia. La policía alarmada echa para abajo el muro y encuentra el cadáver de la esposa y sobre su cabeza está el gato chillando para horror del narrador. Como dice él: "¡Yo había emparedado al monstruo dentro de la tumba!"

2 comentarios:

  1. Un gran y clásico relato de terror... una maravilla bastante oscura :)

    ResponderEliminar
  2. Los relatos de Poe siempre unen el terror psicológico al terror de lo inexplicable, al mismo tiempo que sus personajes siempre están en esa frontera indefinida que separa la cordura de la locura. Saludos.

    ResponderEliminar