viernes, 23 de septiembre de 2016

Marido de paja. Mercedes Muntó



Novela de Mercedes Muntó publicada por Editorial Bruguera dentro de su colección Pimpinela con el número 252 en 1951. Tiene 141 páginas y costaba 5 pesetas. La ilustración de la cubierta es de Emilio Freixas.

Pamela Granger, la pelirroja heredera de los Almacenes Granger de Nueva York, encuentra la oposición de su tío John para entrar en el consejo de administración de la empresa. El tío John se basa en las propias normas establecidas por el padre de Pamela rechazando la intervención de mujeres en el consejo. Únicamente el marido de Pamela podría intervenir en éste, pero Pamela está soltera. La chica encarga a su tío Fred que le busque un marido a cambio de dinero y que haga lo que ella le ordene. Fred y su amigo Robert encuentran a un joven italiano llamado Carlo Padovani, que se presta al asunto. Ante la sorpresa de todo el mundo, Pamela y Carlo se casan. El joven, siguiendo al principio las órdenes de Pamela, empieza a investigar las cuentas de la empresa, que el tío John quiere cerrar por estar cerca de la bancarrota. Naturalmente esto no es así y Carlo pronto tendrá que vérselas con el tío John y las intrigas que ha tejido dentro de los almacenes. Pamela, por su parte, también está intentando que su tío Fred acabe casándose con su novia de toda la vida, Myrna. Todo va a complicarse cuando el tío John descubre que Carlo es en realidad el duque de Renzi y además nos enteramos de que Pamela y Carlo se están enamorando sin querer confesárselo a sí mismos. 

Novela escrita con destreza por una escritora acerca de la cual no hemos podido averiguar ningún dato, pero que demuestra un sólido oficio a la hora de elaborar la trama. Adopta el estilo de las comedias clásicas americanas, como si estuviéramos viendo una película de principios de los años 50, escrita con soltura y ligereza, lo que ha impedido que la narración no envejezca demasiado. Hay que destacar los toques feministas que la autora va intercalando aquí y allá en la narración, aunque no demasiado estridentes porque Pamela, al fin y al cabo, es algo malcriada y metomentodo. Cosas de las pelirrojas.

4 comentarios:

  1. Mercedes Muntó era mi madre. Una persona con una gran imaginación. De pequeña nunca dormia sin antes oir un cuento infantil que surgía de su maravillosa imaginación y nunca repetía.
    Las circunstancias de la vida le llevó a escribir y publicar numerosas novelas.
    Muchas gracias por este recuerdo entrañable.
    Gràcies Francesc.
    Isabel Duatis Muntó

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, Isabel. Muchas gracias por tu comentario. Realmente me emociona que la hija de la autora de una de estas novelas que reseñamos aquí me dirija un comentario tan entrañable. Por otra parte, reitero lo que dije al comentar la novela. Su destreza a la hora de manejar la trama y el estilo eran notables si la comparamos con otras autoras de la misma época. No sé si era aficionada al cine, pero el ritmo de la narración y la viveza del diálogo y las situaciones me recuerdan aquellas comedias americanas que todos hemos visto, con Katharine Hepburn y Cary Grant, por ejemplo. En este blog seguiremos trabajando en la literatura popular de esos años y tu comentario ciertamente es un estímulo para ello. Muchas gracias y un saludo muy especial.

    ResponderEliminar
  3. Qué ilusión ver en un blog el nombre de mi abuela materna , la recuerdo muchas veces ,con sus cuentos inventados que nos relataba a los 4 hermanos cada noche antes de ir a dormir. En mi época estudiantil compartíamos la habitación pues muchas noches me quedaba estudiando con ella , lo que aprovechaba a explicarme historias de su juventud y como todas las adolescentes las novelas románticas que escribió gustaban.
    En ciertos aspectos mi abuela fue una mujer avanzada a su tiempo , supo adaptarse a los tiempos que le tocó vivir , una dictadura donde la mujer tenía un papel secundario, visionaria , extraordinaria , inteligente , con estudios y con mucha imaginación , a los 13 años de edad escribió su primera historieta donde obtuvo un premio escolar.
    Gracias a tu blog he revivido muchas momentos felices con mi abuela , a la que me sentía muy unida.

    Maricel Garcia Duatis


    ResponderEliminar
  4. Me alegro de haber recuperado de alguna manera la obra de tu abuela. Muchas autoras de novela romántica de esos años permanecen en el olvido y creo que es interesante irlas recuperando. Sin duda nos deparan muchas sorpresas. Por otra parte, forman parte de la historia de la literatura española escrita por mujeres. Saludos y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar