viernes, 17 de febrero de 2017

Tuya nunca, bandolero. Carlos de Santander


Novela de Carlos de Santander (Juan Lozano Rico), publicada por Editorial Bruguera en mayo de 1967 dentro de la colección Madreperla con el número 965. Tiene 126 páginas y costaba 9 pesetas. La ilustración de portada es de Jorge Samper.

Olga Ortuño regresa a Caracas después de una larga estancia en el extranjero para casarse con su primo Malbino Grabón. El matrimonio de Olga y Malbino fue concertado por sus madres cuando éstos eran aún niños. Malbino es el cacique de Maroca, una comarca del Llano venezolano. El matrimonio con Olga, hija de un amigo del presidente de la nación, no haría más que añadir todavía más poder al despótico Malbino. Ricardo Polk, otro hacendado de Maroca, intenta evitar esto impidiendo que Olga y Malbino se casen. Para ello su plan consiste en enamorar a Olga, que simplemente consiente en casarse con su primo porque siempre se lo han dicho así. De todas formas, hay un tercer elemento en juego, Ruperto el Rojo, un bandolero enmascarado que causa el pavor de los hacendados de la región y que parece también interesado en Olga.

Entretenida novela romántica de Carlos de Santander que juega con los tópicos hábilmente (por ejemplo, la imagen del bandolero a caballo raptando a la novia ante el altar) y que desarrolla un estilo de escritura que llega casi a lo abstracto. Como siempre en el autor, se percibe un erotismo de tipo fetichista más bien dirigido al lector masculino. Es de reseñar la auténtica operación de acoso y derribo a que somete Ricardo a Olga durante toda la novela y que la única relación física permitida por el autor son los besos, al menos hasta el matrimonio. Así pues, la protagonista Olga tendrá un papel bastante pasivo y se limitará a enfurruñarse más o menos según transcurra la peripecia.

jueves, 9 de febrero de 2017

Comerciantes sin escrúpulos. Marcial Lafuente Estefanía


Novela de Marcial Lafuente Estefanía publicada por Editorial Bruguera en abril de 1966 dentro de la colección Bravo Oeste con el número 272. Tiene 124 páginas y costaba 8 pesetas. La ilustración de la cubierta es de Miguel García.

Joe Connelly, un acaudalado comerciante dueño de caravanas y saloons en Wyoming, trata de establecerse en Richmond (Virginia). Para ello compra fraudulentamente la propiedad de una antigua familia sureña, los Bekerley, ahora exilados por culpa de la guerra civil. Al tratar de introducirse en la buena sociedad de Richmond, Connelly es rechazado frontalmente por sus métodos y sus planes de apoderarse del control financiero de la ciudad con ayuda de sus contactos en Washington. Además al pretender a Daisy Astor, la descendiente de una antigua familia amiga de los Bekerley, no hace más que empeorar su situación. Hundido económica y socialmente regresa a Cheyenne en Wyoming.
En este territorio, Connelly se dedica al tráfico de armas y alcohol con los indios también con conexiones en el gobierno y el ejército. Sus asociados en Cheyenne, los hermanos Teo y Hillary Moss, pretenden controlar la ciudad haciendo que el mismo Teo sea nombrado sheriff. Un empleado del almacén de Connelly llamado Leopold es elegido sheriff en su lugar. Leopold y el ganadero Benjamin Astor, los dos antiguos oficiales de la Confederación exilados y con nombre falso, se encargarán de hacer frente a Connelly y los Moss. Los acontecimientos se precipitarán con la llegada de Daisy Astor y su marido, el mayor Hopper, antiguos antagonistas de Connelly en Richmond.

Aceptable novela de don Marcial en la que destacan por su vigor narrativo los primeros capítulos centrados en las andanzas de Connelly en Richmond. Luego la novela entra en territorios  más habituales en la narrativa de Estefanía. La novela abarca un gran espacio geográfico: Richmond, Washington, Cheyenne. Encontramos de nuevo el pesimismo del autor en lo que se refiere a altos cargos del gobierno, políticos, empresarios, banqueros, ejército, etc. Finalmente es de reseñar la atención que presta a los temas de la guerra civil, las represalias de los vencedores sobre los vencidos y el exilio.

lunes, 30 de enero de 2017

Peligro inminente (Peril at End House). Agatha Christie


Peligro inminente (Peril at End House) es una novela de Agatha Christe publicada en Estados Unidos en febrero de 1932 y en el Reino Unido en marzo del mismo año. En España la novela fue publicada por Editorial Molino en 1956 dentro de su colección Biblioteca Oro con el número 340. En 1959 la misma editorial la reeditó dentro de la colección Selecciones de Biblioteca Oro con el número 154. La traducción era de E.M.

Poirot y Hastings se están hospedando en el Hotel Majestic en la costa de Cornwall. Conversando con Magdala "Nick" Buckley, Poirot cree que alguien pretende matarla. Las ideas de Poirot se confirman cuando encuentra una bala que Nick había creído que era una avispa pasando cerca de su cabeza. Poirot transmite su preocupación a Nick. El detective sospecha de alguien perteneciente al círculo íntimo de la muchacha. El pariente vivo más cercano es un primo abogado, Charles Vyse, que arregló una doble hipoteca sobre End House, la propiedad de Nick,  para suministrar fondos a ésta. El ama de llaves de Nick se llama Ellen y la casa que está más cerca de End House está alquilada por unos australianos, el matrimonio Croft. Poirot se entera de que el comandante Challenger, un amigo de Nick, está enamorado de ésta. Los dos amigos más cercanos de la muchacha son Freddie Rice, una esposa maltratada, y Jim Lazarus, un tratante de arte enamorado de Freddie. Cuando Nick tuvo que operarse seis meses atrás, los Croft sugirieron que debía hacer testamento.

No acaba de estar claro quién quiere que Nick muera. Charles heredaría End House y Freddie el resto de la herencia (nada de todo ello vale lo suficiente para tener que matar). Siguiendo el consejo de Poirot, Nick llama a su prima Maggie para que esté con ella durante unas semanas. Cuando Maggie llega, Nick organiza una fiesta con todos los amigos excepto el comandante Challenger. Un famoso piloto llamado Michael Seton ha desaparecido y todos hablan acerca de su destino. Nick recibe una llamada telefónica durante la fiesta. Después de los fuegos artificiales que ponen fin a ésta, Maggie es encontrada muerta llevando el chal de Nick. Nick y Maggie habían salido para buscar ropa de abrigo, por lo que Maggie llevaba el chal de la prima. En ese momento llega Challenger y se muestra aliviado al ver a Nick viva. Dándose cuenta de que Maggie fue asesinada por error bajo sus narices, Poirot enfurece y empieza a investigar.

martes, 17 de enero de 2017

Forasteros en Coyote. Cliff Bradley


Novela de Cliff Bradley (Jesús Navarro Carrión-Cervera) publicada por Editorial Bruguera en 1961 dentro de la colección Salvaje Texas con el número 294. Hemos leído la reedición publicada en marzo de 1980 por la misma editorial en la colección Bisonte serie azul con el número 483. Tiene 95 páginas y costaba 35 pesetas. La ilustración de la cubierta es de Company.

Un jinete desconocido que dice llamarse Jack Cameron llega a la perdida población de Coyote en Arizona. A pesar de su aspecto dudoso, se muestra amable y respetuoso con los habitantes. No mucho tiempo después, también llega a la población la banda de los hermanos Grogan, cinco pistoleros desalmados que vienen huyendo de la justicia. No tardan en sembrar el terror en Coyote, matando al viejo sheriff y raptando a su sobrina Lena, así como hacen prisionera y violan a la viuda Dale, la dueña del único hotel. Ante la cobardía de los habitantes de Coyote, el único que podrá hacer frente a los bandidos será Cameron. Pronto nos enteramos de que en realidad se trata de Matt Blaisdell, un ex sheriff ahora injustamente perseguido por la ley. Blaisdell y los hermanos Grogan van a enfrentarse en un mortal juego del gato y el ratón durante una noche terrible en las calles de Coyote.

La excelente prosa del autor, correctísima y ajustada, no puede evitar al final la monotonía del relato reducido prácticamente a una única situación y cuyo final es previsible. Por otra parte, hay que reseñar la considerable crudeza de algunos momentos, bastante sorprendente para la época en que fue escrita la novela. Esperamos leer otras novelas de Cliff Bradley donde su magnífico estilo pueda brillar junto a un argumento a su altura.

viernes, 13 de enero de 2017

La banda X. Marcial Lafuente Estefanía


Novela de Marcial Lafuente Estefanía publicada en 1954 por la Editorial Cíes dentro de la colección Rodeo con el número 324. Editorial Bruguera realizó numerosas reediciones de esta novela. Hemos leído la que apareció en marzo de 1975 dentro de la colección Oeste legendario con el número 383. Tiene 95 páginas y costaba 15 pesetas.

El vaquero Jim Porter llega a la población de Lander (Wyoming) siendo detenido al instante acusado de pertenecer a la banda X por el sheriff Carlisle, que es al mismo tiempo juez y alcalde. Jim es condenado a la horca de manera totalmente arbitraria, pero ante las protestas de la población la ejecución se suspende. Carlisle libera a Jim de noche y le hace acompañar por varios vaqueros hasta las afueras de la población. Jim se da cuenta de que la intención de sus acompañantes es ahorcarle en secreto, pero consigue escapar. En la fuga es herido de gravedad y rescatado por Reno, el misterioso jefe de la banda X, que está asolando la región.
Jim pasa un tiempo con la banda curándose de sus heridas y trabando amistad con Reno. Al mismo tiempo conoce Marion y Elynor, las dos chicas de la banda. Jim empieza a sentirse atraído por Marion. A pesar de la oposición de los bandidos, Jim abandona el refugio de la banda apoyado por Reno. Su intención es volver a Lander para ajustar cuentas con Carlisle y los ganaderos que le apoyan. Al mismo tiempo también está buscando a un pistolero legendario llamado Logan que ronda por la región. Se verá ayudado en sus planes por Nolan, un joven agente de los federales que busca acabar con la banda X, cuyo paradero Jim ha prometido no revelar.

Aceptable novela de don Marcial, a pesar de que se salta cuando conviene la lógica del relato, pero no olvidemos que estas novelas son un pasatiempo. Por otra parte, este relato nos permite acercarnos al Estefanía primigenio. Es decir, el que aún no se había visto desbordado por el éxito de ventas y se vio obligado a crear una especie de factoría del western con varias personas escribiendo a destajo bajo el nombre del autor. El estilo de don Marcial se muestra muy correcto, aunque ya se anuncian aquellos defectos que luego se convertirán en abundantes años después y contribuirán al descrédito de su obra entre los lectores más exigentes. Las situaciones se acercan claramente al western clásico cinematográfico e incluso a la novela negra con algunos buenos diálogos duros acompañados de una narración seca y cortante. Ello nos permite tener una idea de lo que podría haber hecho don Marcial de no haberse visto arrastrado por el éxito. Indudablemente nos hallamos ante un autor de novela popular que se mueve entre las influencias del western cinematográfico, el folletín o el melodrama con sus clásicos golpes de efecto, sin desdeñar algunos contactos con el teatro clásico del Siglo de Oro. La relación de amistad entre Jim y Reno, basada en el código del honor, podría figurar perfectamente en cualquier comedia de Lope o Calderón.